Borriquita: Cuando un día se empeña en ser grande

El Domingo de Ramos es un día siempre especial, que a todos nos devuelve a la infancia de la Semana Santa de verdad, esa que todos aprendimos a retener en la retina cuando éramos niños. El de este año ha sido sin duda, un Domingo de Ramos grande

Y es que Alcalá empieza a oler a Semana Santa por el barrio de San Agustín, donde Jesucristo subido en su borriquita abre el camino a todas las cofradías alcalareñas. Es un día de fiesta por su barrio; de alegría y de estreno de una nueva Semana Santa. Como es habitual, el cortejo de la cofradía ha discurrido espléndido por las calles de Alcalá.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here