Por incitar a la ludopatía. El Pleno del pasado jueves aprobó por unanimidad suspender el otorgamiento de licencias de salas de juego por sus graves consecuencias sociales, sanitarias y económicas. 

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra endurece así las condiciones para la proliferación de casas de apuestas por el peligro que ello conlleva especialmente entre los menores y población más jóven.

En el pleno también se debatió una modificación del PGOU encaminada a suspender temporalmente el otorgamiento de cualquier clase de aprobación, autorización o licencia urbanística referida a la implantación de este tipo de actividades de casas de apuestas o salones de juegos en el casco urbano o en cualquier suelo global residencial.

La suspensión será por plazo de un año al objeto de que se complete la regulación establecida para estas actividades.

En Alcalá se está regulando, en la medida de sus competencias, para que, al menos, no se expandan los locales físicos entre las zonas más frecuentadas por los menores. Así como que se regule la cartelería de los mismos, y se promulgue la difusión entre los más jóvenes de los problemas de las adicciones al juego y especialmente a las apuestas, ya sean deportivas, o de otro carácter como póker, casinos o bingos, a través de la formación específica.

El juego patológico es un trastorno que figura entre las adicciones de tipo comportamental llevando a una pérdida del control que puede generar graves consecuencias para las personas, desde las académicas o laborales, a económicas, sociales y/o legales.

No se trata de un problema propio de la localidad ni de mayor índice, dado que se trata de una circunstancia de la actualidad, pero sí se encuentra entre las responsabilidades municipales la de proteger a la ciudadanía, en la medida de lo posible, ante las problemáticas sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here