Adiós a los farolillos

No está mal, la jugada socialista ha salido bien, positivo sin duda. Celebrar las elecciones municipales tres semanas después de las nacionales para que a la gente no se le olvide quien ha ganado, el efecto Pedro Sánchez lo vamos a llamar.

Todavía queda el día 15 de junio para conformar gobierno local. Por los comentarios en la calle todo indica que Rosa Carro ya lo ha dispuesto todo para dar un voto de confianza a Ana Isabel. Es la parte que no cuentan los políticos, la de después, porque se les olvida, casualmente, que tienen que vivir de esto y hay que liberar a los más posibles a golpe de talonario. En España desde González o Aznar no tenemos buenos políticos pero sí buenas carteras llenas.

Los resultados del Partido Socialista, son buenos, tanto que no se los creen ni ellos mismos. Las encuestas no les daban más de seis, pero se han juntado todos los factores posibles para la tormenta perfecta. La aparición en el cierre de campaña de Susana Díaz casi lo estropea todo, pudimos ver la realidad de las cosas un vacío impensable en otros tiempos con 150 asistentes, y algún chiste en twitter por un tal Mengano, que tiene muy mala leche para las comparaciones y muy poco tacto para los comentarios, y al que se le ha tenido que quedar la misma cara de tonto que al resto de sus amigos discordantes.

De un lado aparición de pequeños partidos dispuestos al «sorpasso» del voto del PSOE B, el de los cabreados, el de los que le pedían el sillón de la alcaldía por entender que era robado, y el PSOE A, el de los que ganan siempre, porque están a las duras a las maduras y con el cazo puesto para ver que cae dentro.

Dentro de este grupo de enfadados con la vida, que se ha llevado dos años largos dando la lata a la alcaldesa, había un subgrupo que hacía la guerra por su cuenta y con el que nadie contaba, y que tenía línea directa con Madrid para poner en los puestos de salida a dos de los suyos cambiando la lista presentada por tercera vez, descolocando a los suyos que so supieron donde ponerse, que dudaban entre delante, adelante o «to palante».

El PSOE B apostaba por quitar de enmedio a Ana Isabel, una locura, ningún partido desviste un santo para vestir a otro, por muy mal que se haga.

A los partidos pequeños la trama del PSOE B les vino bien mientras las espadas estaban en lo alto, es decir, mientras se podía hablar del Hospital, del Metro y del Instituto, pero en el PSOE B hay unos cuantos más inclinados a negociar con quien sea para salirse con la suya… y después de primarias de risa, presentaciones de pena, cambios de última hora y apariciones fantasmales, del antiguo edil, la familia PSOE sacó pecho y votó a su partido de siempre.

Mientras los pequeñitos partiéndose la cara por tí, por qué no, todo es posible… se quedaron compuestos y sin novio, y sobre todo intentando echarse la culpa los unos a los otros obviando el hecho indiscutible de que el PSOE es el PSOE, dicen las lenguas que continuarán, se verá. Porque también es muy común el desinfle tras el batacazo, y muchos ya no van a saber que hacer con sus vidas, volverán a instagram a poner fotos de flores y a hablar del Karma.

Es un mal negocio esto de la política, si lo que buscas es un puesto, una silla o la posibilidad de ser llave, ¿cómo le explicas a tus votantes lo que ha pasado?, pero todavía peor, ¿cómo les explicas a los de tu lista que de lo prometido nada de nada?, todo ello después haberlos movido de los puestos de cabeza. Dinero tirado y muñecos rotos.

No todo el pescado está vendido, tengamos en cuenta que son 25 concejales y el partido más votado tiene sólo 10 la gente de Adelante Andalucía, abanderados por Acticus dicen que cambiar no importa aunque sea con Vox, y puede salir bien la jugada, llega la feria pasa el verano, y una vez configurado el nuevo gobierno local, nadie se va a acordar de quien es quien, porque vamos a estar todos pendientes de libros y uniformes. Aunque por lo poquito que conozco a la señora Lera, no me la veo charlando con los de VOX, antes muerta que sencilla.

Los de Andalucía X Sí, han hecho el trabajo de siempre, puerta a puerta, voto a voto, como hormiguitas, se lo han currado muy bien y tenemos Lola Aquino para rato, cuatro añitos más mirando con lupa a todo el que se mueve, y eso está bien, hace falta gente así.

Sandra ya tiene su hoja de ruta con el escándalo de unas obras que no son y que señalan al PSOE como responsable de algunos contratos, será algo parecido a lo de ACM, en plan «critica que algo queda», cuatro años que van a dar para mucho, para que la duda planee sobre cualquier cosa que el Partido Popular quiera.

Y mientras, los fuegos artificiales cierran la feria como manda la tradición, seguimos sin instituto nuevo.

Hoy Mickey Mouse se sentaba en la puerta del ayuntamiento a pedir trabajo, deben de haber hecho un ERE en Disneyland a lo mejor los pilla en la hora tonta, lo cuelan en alguna negociación y pilla cacho, quien sabe. Habrá que alquilar un traje de Pato Donald.

ARTICULÓ DE OPINIÓN DE RAÚL MORENO.

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here