Hoy hace un año de la muerte de Rocío en Valme, los ascensores siguen dando problemas

Rocío CortésHoy hace un año de aquel fatídico día en que la joven Rocío perdió la vida en un ascensor de Valme.

La familia de Rocío no encuentra consuelo. Los padres de la joven no entienden cómo su hija, que acababa de dar a luz en el hospital de Valme, pudo morir en el ascensor del centro cuando la llevaban a planta. «Lo normal es que mi hija me enterrara a mí y no yo a ella» dice su padre.

El padre de la joven, Juan Manuel Cortés, ha defendido que estas cosas «no pueden ocurrir en los tiempos en los que estamos», ni que un hospital como el de Valme «tenga ascensores con 30 años, cuando se pegan 24 horas funcionando». De hecho y tars el accidente, se han hecho continuas revisiones a los ascensores, pero han seguido dando problemas continuamente.

Ahora anuncian que renovarán los ascensores

Tras el trágico accidente, el SAS va a renovar todos los ascensores. De hecho, en enero de 2018 se licitó en procedimiento abierto el contrato de suministro de elevadores y mantenimiento de los mismos, por el Hospital Universitario Virgen de Valme. El pasado 18 de junio resultó adjudicataria la empresa Thyssen-Krupp.

La última información que tenemos es que el propio Valme ha pedido que se desprecinte ya el ascensor. Dado que el ascensor montacamas número tres, donde ocurrió la trágica muerte de la joven sevillana, se halla precintado a la espera de la finalización de la investigación abierta.

El SAS ha solicitado al Juzgado que se finalicen las mismas «a la mayor brevedad posible» y se proceda al desprecintado del ascensor número tres. Valme informa que el nuevo montaje de los ascensores deberá iniciarse el 24 de septiembre para quedar plenamente operativo el 5 de noviembre de 2018, siendo necesario su desmontaje con anterioridad al 24 de septiembre de 2018. Los tres ascensores deberán haber sido renovados completamente en fecha 28 de enero de 2019.

«El mantenimiento de los ascensores es una de las claves de lo ocurrido, pero otra es que tendría que haber ido un celador por delante y otro por detrás de la camilla en la que vaya un enfermo. La normativa debería haber sido así», ha señalado el padre de la fallecida.

«Lo normal es que mi hija me enterrara a mí y no yo a ella», ha concluido entre lágrimas.

Aquel fatídico día

El accidente se produjo cuando trasladaban a Rocío en camilla a su habitación desde la sala de despertar ubicada en otra planta.

El celador estaba introduciendo a la paciente en la cabina cuando la plataforma tuvo un fallo y se elevó a gran velocidad. A Rocío se le quedó la cabeza fuera y acabó impactando contra el techo. La muerte fue instantánea.

Después de aquel fatídico 20 de agosto trató de buscarse un culpable de los hechos,  las reacciones de los expertos no se hicieron esperar. Sin ir más lejos, el propio el director general de la Federación Empresarial Española de Ascensores, Francisco González, aseguró que se trata de «un caso muy extraño, porque hoy día todos los ascensores tienen seguridad más que suficiente para que eso no ocurra. Yo no tengo constancia de nada parecido.

El caso está en fase de instrucción

Alcalá Información ha podido saber que el caso se encuentra en estos momentos en fase de instrucción. Se tratan las diligencias previas y en septiembre está previsto que declare el celador que llevaba la camilla, en este caso como investigado (imputado).

También se ha tomado declaración ya a varias personas, entre otros, al técnico de mantenimiento y dos peritos como expertos en esta materia.

 

 

PUBLICIDAD

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here