Peligro, dueños sueltos

0
1064

Peligro, dueños sueltos

No falla, cada día son más los parques de Alcalá de Guadaíra que amanecen llenos de cacas de perro. 

Son los propios operarios de limpieza quienes nos envían estas imágenes hartos de limpiarlas.

Alcalá Información lleva meses recibiendo quejas de vecinos: muchas de estas quejas son de la zona norte, sobre todo por la zona de los pisos verde, de la zona sur en el parque junto a la iglesia de San Miguel, donde se han detectado hasta ratas. Una situación idéntica viven los vecinos de Puerta de Alcalá y la situación es la misma en otras muchas zonas.

El propio ayuntamiento ha lanzado recientemente una campaña ubicando nuevas señales de advertencia en los parques para paliar esta plaga de caca de can. Señales que no son tenidas en cuenta por los usuarios de los parques (véase la imagen). Un simple recorrido por muchos parques de Alcalá permite asegurar que la ciudad está cubierta por una capa del color marrón de la mierda de perros donde, todos coinciden, los responsables son los dueños por su incivismo y su falta de conciencia ciudadana.

Como señalaba uno de los vecinos afectados: «Habría que poner por toda Alcalá una señal que avisara del peligro que suponen los dueños de los perros».

Las enfermedades que producen las cacas

Es muy importante que el dueño recoja los excrementos de su perro. Deben ser desechados en forma apropiada, para evitar que al desintegrarse se incorporen al aire que respiramos, lo que da origen a numerosas enfermedades.

La materia fecal que se deja en plazas se seca y se transforma en polvo. Contribuye a la polución del aire, del acuífero subterráneo, de depósitos de agua, de lugares de esparcimiento…

Un perro de 15 kilos evacua por día alrededor de 600 gramos de excremento, lo que significa un total de 18 kilos al mes, que se depositan en la calle o en las plazas donde los lleva su dueño. Por eso, prácticamente no hay parques y plazas en Alcalá libres de parasitosis, que afectan especialmente a los niños por ser los más expuestos.

Los gérmenes provenientes de las heces que se desechan al aire libre se introducen en el organismo del ser humano por medio de la respiración. Esto ocasiona infecciones por parásitos (lombrices, amebas o bacterias), y enfermedades del aparato digestivo, la visión, el corazón, el hígado y la pie.

Estas enfermedades también afectan a los animales, que luego las transmiten en su contacto con el ser humano. Algunos ejemplos son:

1. Parásitos: ascaridosis, sarna, leishmaniasis, y toxoplasmosis.

2. Bacterias: salmonelosis, brucelosis, tuberculosis y cólera.

3. Virosis: hantavirus, rabia, hepatitis y neumonitis virósica.

4. Hongos: dermatofitosis.

5. Alérgenos: dermatitis cutánea.

¡Tomemos conciencia!

Es un problema que entre todos podemos controlar. Debemos manejar en forma adecuada los desechos de nuestras mascotas y proporcionar información a quienes ignoran la gravedad de no hacerlo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here