Conciliación sí, con los ciudadanos y con la libertad.

0
600

Conciliación sí, con los ciudadanos y con la libertad.

Asistimos en esta semana a un espectáculo nada edificante para la familia socialista. Un intento de conciliación, previo a una anunciada querella criminal, de la secretaria general del Partido en Alcalá de Guadaíra y (como destaca el escrito al juzgado) Alcaldesa y el vicesecretario general (también destacado en el escrito) gerente de servicios urbanos del Ayuntamiento. Es un asunto personal pero con sus cargos por delante.

¿El motivo? Un escrito en el que se pedían responsabilidades políticas tras el auto del Supremo que declaraba el sobreseimiento libre de Antonio Gutiérrez Limones en el caso ACM y en el que continúan como investigados, cinco años después, muchos militantes socialistas a los que se les ha derruido su vida política y personal. ¿Todo esto porque se pedían responsabilidades políticas? Pues se seguirán pidiendo. Porque el caso ACM nace de unas reuniones (plural), todas celebradas en el mismo despacho, en las que se graban conversaciones entre empleados de ACM y cuatro destacados militantes y cargos socialistas (entre ellos, los arriba mencionados) y estas grabaciones terminan en manos de la oposición que las lleva a la fiscalía e inicia un caso que lleva, por ahora, la dimisión de hasta seis concejales socialistas y la llegada a la Alcaldía de quien no fue votada para ello. Y ahí hay responsabilidades políticas. Y las pedimos. Y aunque haya quien piense que a los ciudadanos estas cuitas internas no les interesan, creemos que los vecinos y vecinas de Alcalá quisieran sentirse orgullosos de su alcalde/sa y volver a tener un PSOE fuerte, unido, que continúe con la transformación de nuestra ciudad y no un cainismo que nos paraliza, una gestión basada casi en exclusiva en fotitos continuas y asesores a sueldo por doquier, en detrimento de los cargos electos.

¿Por qué no se llega a la conciliación? Los “demandantes” pedían cuarenta y ocho mil (48.000) euros, que de pronto retiran a cambio de que se haga un escrito en el que se retracten de pedir esas responsabilidades políticas (que hacían en nombre de un amplio grupo de militantes), se comprometan a no hablar más de ese asunto y les permitan a ellos difundir esa rectificación. Es decir, dejad de pensar lo que pensáis, dejad de pedir responsabilidades, comprometeros al silencio y ya, si eso, nos encargamos nosotros de publicarlo.

Habrá quien considere que esos asuntos se deben dirimir en el seno del Partido y razón no le falta, pues normativa y espacios hay para ello. Pero, hoy, es imposible. Hemos pedido, en varios escritos firmados por distintos y numerosos militantes, que se celebren asambleas para analizar las dimisiones de nuestros concejales, que se debatan los problemas reales que nos afectan, para que se presente la gestión a que obligan los estatutos y varios etcéteras más. En definitiva, que recuperemos la vida orgánica de nuestro Partido y lo volquemos hacia la sociedad alcalareña. Ni caso. Ni contestan. Solo descalifican. Somos los malos, los que destruimos, y lo que es más grave, a los que se excluye y se les mira mal, con desprecio y odio. Incluso saludarnos está mal visto.

Pues no. Somos militantes que no estamos conformes con ésta manera de gobernar la ciudad y el Partido. Los que pensamos que estamos cada vez más lejos de los ciudadanos. Los que no entendemos que no haga el debate entre todos nosotros por los resultados de las últimas elecciones y las razones de los más de 4.000 votos perdidos. Los que no creemos que solo con fotos, reuniones prefabricadas y con muchos asesores se arreglen los problemas de los ciudadanos. Somos los que creemos que habría que haber elevado la voz ante la Junta de Andalucía y el gobierno central para arreglar problemas graves para los vecinos. Los que pensamos que el diálogo y no la amenaza debe presidir las relaciones laborales en el Ayuntamiento. Los que pedimos en el mes de julio mano tendida en la Agrupación y nos respondieron con puñales y anuncios de más querellas criminales.

Por todo eso, y mucho más que alargaría esta nota, decimos NO a esta manera de hacer política, que entendemos que no es nada socialista y se aleja considerablemente de las resoluciones de nuestro 39º Congreso. Y decimos no al recorte de nuestra libertad a través de las amenazas y seguiremos pidiendo asambleas abiertas, libres, en las que se pueda hablar, sin abucheos. PORQUE SOMOS Y SEGUIREMOS SIENDO MILITANTES SOCIALISTAS, DEL PSOE DE ALCALÁ.

Fdo. Con acuerdo de bastantes socialistas alcalareños,

José Francisco Pérez Moreno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here