Nuevo episodio de contaminación por ozono en Acalá de Guadaíra

0
671
contaminación por ozono

Nuevo episodio de contaminación por ozono en Acalá de Guadaíra

Los niños, los  ancianos y quienes padecen enfermedades respiratorias son los grupos con mayor riesgo

La dirección general de Prevención y Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente  ha detectado este domingo en Alcalá de Guadaíra dos superaciones del umbral de ozono. El ozono es un gas incoloro que produce efectos negativos, sobre todo, en el aparato respiratorio. Además, en épocas de calor las altas temperaturas y la falta de viento hace que se disparen los niveles de este contaminante peligroso para la salud.

Alcalá registró ayer dos episodios de contaminación. Uno en el tramo horario de 17.00 a 18.00 horas con un valor medio horario de 186 microgramos por metro cúbico, y otro entre las 18.00 y las 19.00 horas con un valor medio horario de 183 microgramos por metro cúbico.

Así lo ha dado a conocer la consejería en un informe de incidente de contaminación atmosférica producida por ozono en el citado punto de la provincia Sevilla. Ya que, según detalla, «la normativa vigente -Real Decreto 102/2011- obliga a informar a la población cuando se produzca dicha circunstancia».

La consejería de Medio Ambiente indica además que «está realizando un seguimiento intensivo de la evolución de los valores de calidad del aire ambiente de ozono, de los cuales se informará puntualmente en caso de que persista la situación», según precisa.

El pronóstico para este lunes es que este fenómeno de contaminación tiene tendencia a «empeorar», según explica la consejería, que detalla que «las causas que han provocado esta situación tienen su origen, entre otros motivos, en las condiciones meteorológicas de la zona, por lo que la evolución de las mismas determina la previsión realizada».

Los más perjudicados

El ozono es un gas natural que respira la población, aunque se puede convertir en peligroso para la salud humana a concentraciones elevadas.

Así, cuando se alcanza un nivel de ozono alto –180 a 240 g/m3, media horaria– «en las personas especialmente sensibles al ozono, y en los niños y adultos que están realizando alguna actividad al aire libre pueden aparecer efectos, tales como dificultad para respirar, sensación de opresión en el pecho, tos, escozor de los ojos y/o la garganta».

De esta manera, se recomienda que las personas especialmente sensibles deben reducir la exposición prolongada al ozono evitando actividades al aire libre y, en general, «todas las personas deben limitar las actividades prolongadas al aire libre», según informan desde la Junta de Andalucía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here